3 casos en los que compartir en Facebook es ‘not precís’

Vale sí, Facebook nos ha ayudado en muchas ocasiones pero en muchas otras nos hace un flaco favor. Ejemplos: tres.

12628401_1129508163727922_4954172528229876497_o

1. Mensajes subliminales después de una ruptura: Mi no entender. O sea que lo habéis dejado y no os dirigís la palabra pero en cambio no tenéis problemas en lanzaros dardos envenenados en forma de “me siento” en Facebook ante todos los parroquianos amigos. Calladitos estáis más guapos. En serio: Esa foto con mensaje incluido que va dirigido a tu ex es PRESCINDIBLE, evítala. Ya escuchamos tu casette de pena y ruptura a diario; no es necesario que lo hagas multicanal.

2. Oda a la felicidad con ‘el otr@’ después de un periodo, ni corto ni largo, de luto . Después de un tiempo prudencial has encontrado a otr@ que te baila el agua. Enamorada a tope, butterflies in the stomach, ni comes, ni duermes, ni de . Y estás emperrado en que todos lo sepamos. O simplemente todo esta verborrea enfermiza de felicidad es un síntoma de que no has olvidado a tu ex y que lo único que quieres es que “le llegue” la buena nueva de lo feliz que eres sin él. Resulta sospechoso que ahora pregones en tu muro tu amor a los cuatro vientos cuando ni tan siquiera etiquetabas al anterior en las fotos en que salíais juntos. Haz introspección con urgencia.

3. Seriously: NO ERES MODELO. Quicir, no eres difícil de mirar pero no insistas en postureos sin sentido. Y yo te pregunto: ¿A qué responden  esas fotos rebuscadas o poses imposibles de falsos robados? ¡Te vas a descuajeringar un día de estos con tanta contorsión! Destierra los selfies, las fotos falsamente artísticas y baja tu ego que, como se caiga del burro, es seguro no sobreviva al impacto. ¿Podrás sobrevivir sin likes? ¿sin yo-me-mi-conmigo

Not precís.

_________

Si te gusta lo que has leído sígueme AQUI

10.000 sonrisas robadas

258665-620-282

La insoportable levedad de la barbarie. Así titulé un ejercicio que hice hace muchos años. El ejercicio era una crónica de la Gran Guerra contada por distintos autores de la Generación Perdida; Hemingway, Fitzgerald, Gertrude Stein, entre otros. Recuerdo que llegué a la conclusión de que nos importó tan poco la deshumanización de nuestra especie, que tardamos solamente 25 años en repetir la mayor de las barbaries que jamás habíamos vivido. El final de esta historia es conocida por todos: 40 millones de muertos en la Segunda Guerra Mundial.

Hoy me invade de nuevo esa sensación que no es otra que la desidia frente al sufrimiento ajeno; la deshumanización del individuo ¿Dónde están los más de 10.000 niños refugiados desaparecidos? Pensar  que están en manos de demonios apocalípticos pervertidos me estremece. Los demonios existen, ¿sabéis? Estos roban sonrisas de niños vendiéndolos como mercancía al mejor postor. Pero hay otros que matan por “amor”; otros que cometen genocidios en nombre Dios; otros que exterminan por un pedazo de tierra.

¿Por qué parece que a nadie le importe? Porque a nadie le importa. No nos apremia ninguna conmiseración punzante repentina. Simplemente vagamos por las calles. Otro día más. Inexorable.

Maldita insoportable levedad frente a la barbarie que nos rodea. Maldita quietud indolente. Normalizar los actos que convierten al individuo en verdugo, nos deshumaniza como personas.

No quiero ser indolente a una sola sonrisa robada, jamás. Me pertenece.

_________

Para ti Pepita, porque tu compasión al prójimo me conmueve y me hace querer ser mejor persona.

_________

Si te gusta lo que has leído sígueme AQUI

Traducciones literales que violan y detienen

294b02dd0decb551a360d10f2052ac55

Hay que tener mucho cuidado con las traducciones literales que después pasa lo que pasa.

Un día nos pillaron fumando en el colegio a Bubby, a una amiga mía, y a mí. Lógicamente esto estaba prohibido y tratándose de un colegio americano, estaba considerado casi como un pecado capital. Mi amiga L nos pidió por favor que dijéramos que ella no estaba fumando porque sino le iba a caer la del pulpo en casa.

Decididas a asumir todas las culpas, Bubby y yo fuimos a las sala de los profesores para explicarle al principal (el cheriff de los estudiantes mayores) que L no había fumando.

Salió masticando algo. Y antes de poder articular palabra el muy cretino nos dijo que iba a llamar a casa para informar a nuestros padres y nos cerró literalmente la puerta en las narices. Todo esto en tres microsegundos y en inglés, claro.

Llegamos a casa.

Entramos al salón. Papá se levantó de una salto. Tenía la cara desencajada. Estaba asustado. Mi hermana y yo esperábamos una reacción muy distinta.

Y comprendimos todo. Maldita traducción literal.

Entre que el tío hablaba fatal español y papá estaba un poco bastante teniente, se había liado muy gorda la mandarina . Se ve que el cretino cuando habló por teléfono le dijo “Sus hijas han violado las normas y han sido detenidas”.

(Nota: 1. En el colegio cuando estabas castigado, estabas en detention 2. Violate a rule, es en inglés romper/contravenir una norma)

Pero Papá entendió que habíamos sido violadas y estábamos detenidas (en comisaría). Así que el pobrecito estaba que se subía por las paredes.

(Hasta aquí el tema de la traducción literal. Ahora viene el final de la historia)

Después de este malentendido, Bubby y yo le contamos la verdad. Le contamos que habíamos fumado las dos y que queríamos hablar con el principal para exculpar a la tercera en discordia y así evitarle tormenta en casa. Por supuesto también le dijimos que este profesor nos había cerrado la puerta en las narices y que ni siquiera nos dejó hablar.

No sé si fue por el gesto estoico hacia mi amiga, por la sinceridad en la que le expusimos los hechos,  o por el alivio al saber que sus hijas no habían sido ni violadas ni detenidas que a Papá se le olvidó por completo el tema del fumeteo. Y descolgó el teléfono.

– ¿Es usted Fulanito de tal?- pregunto Papá al cretino

Yes, soy yo. Diga usted en qué poder ayudar

– Soy el padre de Bubby y su melliza, hemos hablado recientemente. Las tengo aquí, a mi lado. Lo primero que le quiero preguntar ¿Cuánto tiempo lleva aquí en España

Sinco años aprox

– Pues en mi opinión ya podría usted manejar con más soltura el español, ¿no cree?  Y en segundo lugar: ¿es verdad que usted le ha cerrado la puerta en las narices a mis hijas?

(Se se hizo un silencio sepulcral.)

Prosiguió Papá

– En fin, tengo que decirle que si esto es verdad, como profesor es usted un mal profesor y como persona es usted un mal educado.

Y colgó. Como un señor.

______________

Si te gusta lo que has leido sígueme AQUI

Hasta nunki, hija pródiga

Veni, vidi, vincci y se piró a Lesbos. Estoy hablando de la hija pródiga, mi hermana Pepi a la que ya conocéis por otros posts pero especialmente por el de El retorno de la hija pródiga y las chuletas de cordero.

Tal y como os avanzaba en ese post y para resumir: ella arma la marimorena y se pira.

Estas Navidades nos obsequió con varios numeritos de los suyos pero os hablaré del que nos dejó el día de reyes. Cabreó a mi madre y cuando mi  santa madre se cabrea se lía parda pero que muy parda. Ella lo sabe pero le da igual. Ella puncha que te puncha. La mierda-la-niña lo hace adrede. Es uno de sus hobbies favoritos.

-Os vais solas a comeros  el arroz con bogavante. Yo me quedo en casa que así estoy muy bien. Es que me coméis, las tres como leonas contra mi. No lo aguanto más. (…) Bla bla bla. Soy una drama queen (…).

Finalmente y después de que la Pepi se arrodillara (literalmente) suplicándole perdón, la cosa se arregla y nos vamos al restaurante a meternos ese arroz con bogavante entre pecho y espalda.

Llegamos al restaurante y Pepi tenía uno de esos días femeninos. Y como todo lo que es y hace es exagerado, no iba ser menos esta cuestión fisiológica. Sólo diré una frase: a borbotones y sin compresas/tampones. Y se encara al camarero y le espeta:

– La he liao. ¿Tiene usted compresas? Es que soy una mujer muy fértil, ¿sabe? Ya le adelanto que necesito una respuesta rápida porque la voy a liar todavía más.

(A todo esto su toque contentillo empezaba a ser visible y notorio)

 

Bochorno y más bochorno. Toda mi familia y yo bajo el mantel.

Esta mañana la hija pródiga ha partido rumbo a Lesbos para ayudar con labores humanitarias a los refugiados sirios. En el fondo tiene el corazón mu grande la jodía. Pero yo no sé lo que le pasa que cuando está demasiado tiempo en Valencia le entra urticaria y huye.

Pues Hasta nunki, hija pródiga.

partida

 

Mi exnovia se casa: 5 cosas que no tienes que hacer

Como en todo, las relaciones amorosas pueden acabar de dos maneras:  bien o mal.

Las relaciones que acaban bien son generalmente aquellas en las que tu pareja fue tu amiga antes de ser tu novia o puede ser que, después de una relación muy larga, se os gastó el amor de tanto usarlo o de no usarlo en absoluto. Tanto en una como otra los lazos de amistad y respeto persisten.

Por eso llega el día en el que te enteras que tu ex se casa. No te enteras por ciencia infusa, sino que es ella misma la que te lo comunica.  Dada esta circunstancia, y sobre todo si tienes nueva novia, hay una serie de cosas que no debes hacer NUNCA. A saber:

  1. No llames a tu novia actual al segundo cero para contarle la buena nueva: A tu novia le importa un mierda muy grande el devenir amoroso de tu ex. Aunque tengas una repentina diarrea de sinceridad, tómate un Fortasec y contente.
  2. Si no hay remedio y ya se lo has contado, cíñete a hablar de tu libro: Ya la has cagado, boca-chancla. Evita cagarla más.  Lo primero que te va a preguntar tu novia es qué has sentido; si has sentido un vuelco en el corazón, butterflies in the stomach o una pena inusitada. Tu responderás a esta y todas las preguntas subsiguientes de este tercer grado, las siguientes frases: Me ha dejado entre fresco y tranquilo. Estoy feliz por ella. Pero lo más importante cariño es que estoy enamorado de ti y soy muy feliz contigo. Memoriza estas frases a fuego. Este es tu libro y sólo hablarás de él. Repite hasta la saciedad.
  3. No le cuentes a tu novia más detalles de los necesarios: Ni se te ocurra contarle los pormenores de tu conversación con tu ex. Evita comentarle que has sido el primero al que ha llamado para comunicarle la noticia y tampoco le cuentes que se ha puesto medio tierna cuando te ha confesado que siempre estará enamorada de ti y que jamás habrá nadie como tú. Podrá haberte puesto enorme de ego pero como se entere tu novia lo que va a ser enorme es la que te va a caer.
  4. No te autoinvites o des por hecho que estas invitado a la boda: No seas flipao. Aunque sigáis siendo buenos amigos tanto tu ex como tu novia tendrán que decir algo a este respecto. ¿Cuándo vas a enterarte de que ni pinchas, ni cortas, ni pegas, ni coloreas? Si tu novia no te deja ir a la boda o tu ex no te ha invitado porque no le ha salido de la peineta, se un caballero: envíale un ramo de flores pero no olvides tomarte otro Fortasec para que no te vuelva a dar la diarrea de sinceridad contándole esto también a tu novia.
  5. No le pidas a tu novia en ese momento que se case contigo. Ni siquiera le insinúes el tema con un y nosotros para cuándo o nosotros los próximos. Tu novia podría tener la ligera sensación de que eres un cretino oportunista . Créeme que ella ya tiene imaginado al milímetro cómo quiere que le pidas que se case contigo y te aseguro que no hay parecido remoto.

casablanca

El retorno de la hija pródiga y las chuletas de cordero

Joffrey_Froilán

Generalmente, a mi la nochebuena me importa un pito salvo por dos circunstancias que se repiten año tras año y son igualmente tradicionales en mi familia: el regreso de la hija pródiga y el homenaje culinario. Empecemos por lo último

El homenaje culinario: Ni marisco, ni puchero, ni bacalao, ni gaitas en vinagre.   1 Chorizo , 1 longaniza, 1 morcilla (de cebolla) y 3 chuletas de cordero para cada una. Tortilla de patatas con una pizca de cebolla para acompañar y  ali oli para que haga masa la cosa. Digestivo y acalórico.

El retorno de la hija pródiga: Quizás me he pasado con eso de la hija pródiga, porque en realidad la hija pródiga no es mi hermana, soy yo. Hasta he conseguido que mi  señora madre diga  I am your property seguido de eres mi hija predilecta y te quiero como el pulpo a la pulpa. Honestamente no imagino mayores pruebas de predilección más evidentes que estas, ¿o no?

La muy descastada tiene una vida errante como bloguera de sexo (de éxito), reportera cachonda y viajera exótica. Cada vez que a mi señora madre le menciona alguien, eso del blog, alterna dos respuestas: O bien se ruboriza tapándose los ojos diciendo ni me hables del tema o por el contrario se apresura con un todo lo que escribe es inventado.

(Mamá todo todo me parece a mi que no).

Pues resulta que se hacen las chuletas porque son la comida favorita de la mierda-la-niña  a pesar de que viene de uvas a peras. Y encima se mete con mi madre y conmigo porque no entiende que ver la tele nos hace feliz. No sólo eso, sino que la tía está cotizada al alza entre sus amigos y los pocos minutos que nos dedica, en los que no olvida reivindicar  su status quo de drama-queen permanente, son de exigua calidad.

Me acabo de acordar que el otro día le confesó  a mi madre después de 30 años que, cuando se tiraba al suelo en plena calle gritando histérica que se ahogaba mientras alzaba una de sus patas  espasmódicamente, lo hacía para llamar su atención. Qué cándida mi madre, pobre.  Y se entera ahora. Yo le hubiera dejado en el suelo para que se desgañitara un ratito.

Que me lío. Focus.

Lo que quiero decir es que en el fondo y en la superficie, ver a mi hermana es una de las cosas que más ilusión me hace el día de noche buena, después de la comida, claro. Lo que va primero va primero, siempre.

 

El puñetazo a Rajoy y la corresponsal de Antena 3

elecciones_20D-agresion_a_Mariano_Rajoy_MDSIMA20151216_0649_13

A Rajoy le han tocado la carita bien durante su paseíllo torero por las calles de Pontevedra. Lamentable y vergonzoso. En esto se han puesto de acuerdo los líderes de los principales partidos. Supongo que será la primera y última. Se nota que estamos en campaña y casi en Navidad.

El tonto a las tres, que en un principio le dio la mano y se quiso hacer la fotito de rigor para despistar y poder arrimarse después lo suficiente, afirma estar contento de haberlo hecho. Tiene 17 años y es hooligan del Pontevedra. No le falta de na al chico.

Insisto, vergonzoso.

Pero a mi me ha tocado soberanamente la peineta los informativos de antena 3 (esta noche pasada), más concretamente la fulana que ha hecho en directo la crónica sobre la notica. Ha dicho: El joven de 17 años era de una familia muy conocida en Pontevedra y tenía dinero. Pero lo ha dicho de tal manera que ha dado a entender que el hecho de que tuviera dinero hiciera inexplicable o injustificable esta acción. Era como si por dentro estuviera pensando: no me lo explico, pero si este tiene pasta y es de familia bien.

A ver querida mía, quiero dedicarle unas palabritas:

Usted lo que tenía que haber dicho es que este niñato es un cafre que está por civilizar. Y me importa un carajo que tenga o no dinero, que vaya en bici o en ciclomotor, o que su madre baile muñeiras o sea pulpeira, oiga.

A lo mejor piensa usted que el civismo y la educación son cosas de ricos y que los pobres son los que agreden. Ya le digo yo que no. Apúntelo en su moleskine para que no se le olvide.

Espero además que, a este niñato al que le falta claramente un hervor, no le de ni usted ni su cadena, ni una milésima de gloria para que explique por qué agredió a Mariano Rajoy. Primero porque no tiene justificación alguna y segundo porque me importa una plasta de vaca muy grande lo que salga por la boca de este niño, tenga o no dinero, pertenezca una familia de bien, de mal o de regular.

 

Más info sobre la noticia pincha aquí

Hoy he sabido que me hago mayor

reloj

A los treinta y poquitos tu único achaque físico suele ser que no puedes pillarte la  cogarza jueves, viernes y sábado porque te resultaría casi imposible arrastrar tu cuerpo-escombro al trabajo.

Hasta que un día te duele el culo, más concretamente el coccis y tardas 2 años en realizarte la prueba que te mandó el especialista al prediagnosticarte, una simple hinchazón.

Y llega el día en el que sientes que te estás haciendo mayor.

– Efectivamente bonica, tienes una hernia de capitán general arriba del culo. Es precoz, pero que sepas que la tienes hace mucho tiempo, que esto no son champiñones que crecen de un día a otro. Por otro lado si, como me dices, te duele el cuello es posible que tengas una hernia cervical porque generalmente cuando uno tiene una hernia seguro que tiene  amigas. Ah, veo por aquí un algo en el ovario izquierdo. No tiene importancia; parece un quiste. – Empieza a rellenar un volante para el ginecólogo y lo desliza sobre la mesa hacia mi– Vete al ginecólogo. Y hazte otra resonancia para ver las cervicales. Para la que ya tienes vete –otro volantito deslizante– a un medico rehabilitador para ponerte el culo duro. No utilices zapatos planos, haz ejercicio y no engordes.

-Pues te ha dejado apañadita en un momentito. Estás hecha una mierda, hija- sentencia mi santa madre, tan reconfortante como siempre.

Y yo que sólo creía que me dolía el culo… Hoy he sabido que me hago mayor.

A la mañana siguiente ya tenía todas las cita concertadas; me había comprado unas nike pegasus 32 con cámara de aire incorporada; y en mi paseo matutino por el river de valencia apretaba el culo en cada zancada como si no hubiera mañana .

 

Seis leonas en Marrakech

imagesUn cuadro. Mis dos hermanas, mi señora madre, Mari Carmen que es como una hermana más y la Tía Conchín. Todas apelotonadas en dos taxis rumbo al aeropuerto cosmopolita, internacional y de dimensiones estratosféricas de Manises, Valencia.

Parecíamos una panda de pueblerinas que viajaban por primera vez a ultramar. Paco Martínez Soria a nuestro lado, un mindundi. Menos mal que mi hermana Pepi, que es la Willy Fog de la familia, tiene muchos kilómetros en su haber porque sino en vez de plantarnos en Marrakech nos plantamos en Albuixech que también suena muy marroquí, oiga.

(Al grano. Que me pierdo.)

Llegamos al destino. Mi otra hermana, Bubby, había sido la encargada de organizar el viaje y se había emperrado en empaparse del folklore marroquí durmiendo en un riad (edificio típico marroquí). Con lo fácil que hubiera sido dormir en un puñetero hotel de cuño occidental.

Tocaba buscar el hotelito.

Una avalancha de autóctonos, entre ellos mucho niños, se ofrecieron voluntarios (a cambio de una modica propina) para indicarnos el camino. Pero lo cierto era que ninguno de ellos sabía dónde estaba el puñetero riad. 6 mujeres solas, rodeadas de hombres, en el centro de un laberinto de angostas callejuales. Pa cagarse y no torcarse.

-Quietas todas- ruge mi madre. Después empieza a despotricar indiscriminadamente, como es habitual en ella cuando quiere imponerse.

Y sigue.

– He dicho que no os mováis. Aquí la que manda soy yo.

Saca del bolsillo el móvil. Habla.  A los cinco minutos aparece un fulano que nos conduce sanas y salvas a nuestro destino. (Ella siempre tan diligente)

El riad era de un francés que había decidido retirarse ahí, montándose el chiringuito del riad que, a la sazón, era su casa. Como siempre suelen hacer las mujeres de mi familia, le averiguamos la vida en un momentito. Resulta que su hermano mayor había sido novio de Milagros, una ex de mi padre del que, aún hoy después de muerto, seguía enamorada, algo muy común, por cierto, en todas las ex de mi padre.  (El mundo es un pañuelo, ¿a que sí?) (Algún día os hablaré de Papá)

La Plaza de Jamaa el Fna era una crisol de colores, olores y todo el polvo que quieras. Mari Carmen que es muy fina y delicada, no vomitó de milagro al ver que los animales colgados a la intemperie eran los que luego acomodaban en la plancha para servir a los comensales. Rico rico.

Limpito,  lo que se dice limpito no estaba, pero en los viajes hay que dejarse llevar. Mientras tanto  mi tía proseguía incansable con sus tía conchinadas que consistían en que contaba alguna anécdota de uno de sus viajes por el mundo que dejaban a la altura del betún el monumento que estuviéramos visitando en ese momento. Un ejemplo:

– Uy esta Mezquita qué normalita, ¿no? Pues en mi viaje a Egipto vimos una mezquita 3 veces esta y en mi viaje a Turquía vimos la mezquita azul, esa sí que era bonita, con su trocitos de cerámica azul, haciendo trencadis, (bla bla bla).

Prosiguió el viaje. Porque con mi familia hay una cosa que no te puede pasar jamás y esa es aburrirte. Y llegó el gran día en el que mi santa madre me hizo la gran confesión:

– Mira hija, a mí lo que se dice gustar gustar, no me está gustando el viaje demasiado. Imagínate lo bien que podíamos haber estado en un hotelito europeo. No le digas nada de lo que te he dicho a tu hermana (Bubby) que nos comerá vivas. Además, no sé si te habrás fijado pero las calidades constructivas de esta ciudad no son muy buenas.

Y me dejó muerta en ese momento.

Experiencia en el interior del tubo blanco

descarga (2)

Siempre hay una primera vez para todo. Ayer me hicieron mi primera resonancia. La prueba consiste en que te meten en una especia de tubo blanco con la postura de muerto-en-el-ataúd. No solo la posturita de entrada al aparato tirá p’atrás, la falta de espacio también. Nunca he tenido claustrofobia pero, después de ver ese monstruo marino, pude imaginármelo. Lo primero que pensé fue: y si se va la electricidad ¿cómo carajo salgo de aquí? Ceniza, soy.

Mi hermana Bubby, que ya le han hecho un par de veces esta prueba, me dijo, -Nena, que te seden porque si no vas a montar un numerito.-

-Numerito el que montaste tú cuanto te lo hicieron-, saltó mi señora madre, siempre con la antena puesta.

Decidido. Que me droguen.

Llego al hospital, con look de hospital. (Hay que tener un look para todo). Es decir lo más cómoda y tirada que puedo, a lo perro-flauta. Me pongo  la batita de turno. (No he querido preguntarme si estaba limpia, dada la vuelta, si tendría una o mil puestas etc.  Lo que sí estaba era impecablemente planchada, y con eso me voy a quedar.)

Informo a la anestesista de que es mi primera vez y me veo valiente, aunque no descarto la sedación;  no quería yo perderme la oportunidad de colocarme un ratito.

Me dejo hacer para que me ponga la vía.

-Hay que traerse las venas de verdad, no la de los domingos- me dice. (Es genético, además de tener muñones por manos, tengo hilos por venas, qué le voy a hacer) La muy jodía me pincha dos veces. Auuuuuuu. Su compañero, el ingeniero del tubo blanco, me pregunta -Y a ti qué te pasa- Me duele el culo, respondo. -Pues ahora te duele la mano.- Qué cachondo el tío.

-Ya me vas diciendo tú cuando paro- me dice la anestesista, mientras me enchufa el gotero.

Esto son droguitas a la carta y lo demás son tonterías. (Creo que me han puesto una micro gota porque de lo despierta que estoy puedo arrancarme por bulería con palillos incluidos, en cualquier momento.) Mierda, no hay colocón que valga.

Acto seguido, para que no me mueva y salga a la primera,  me cubren con una sábana de lado a lado, ciñéndola al cuerpo. Ya era una momia completa. Solo me faltan las dos monedas para el barquero.

Una vez dentro, 30 minutos de ruido ensordecedor muy muy asqueroso, movilidad únicamente en las pestañas mientras a tu cuerpo le da por que le pica todo justo ahora cuando no puedes rascarte,  y poco más.

Si padeces claustrofobia te recomiendo la prueba con sedación porque el espacio es realmente pequeño.

Lo peor de todo: el dolor de cabeza por el hambre (llevaba 6 horas en ayuno) y el maldito ruido. ¿He dicho que era muy muy asqueroso? Pues lo repito.

Lo mejor de todo: Que sólo me dolía el culo.