3 casos en los que compartir en Facebook es ‘not precís’

Vale sí, Facebook nos ha ayudado en muchas ocasiones pero en muchas otras nos hace un flaco favor. Ejemplos: tres.

12628401_1129508163727922_4954172528229876497_o

1. Mensajes subliminales después de una ruptura: Mi no entender. O sea que lo habéis dejado y no os dirigís la palabra pero en cambio no tenéis problemas en lanzaros dardos envenenados en forma de “me siento” en Facebook ante todos los parroquianos amigos. Calladitos estáis más guapos. En serio: Esa foto con mensaje incluido que va dirigido a tu ex es PRESCINDIBLE, evítala. Ya escuchamos tu casette de pena y ruptura a diario; no es necesario que lo hagas multicanal.

2. Oda a la felicidad con ‘el otr@’ después de un periodo, ni corto ni largo, de luto . Después de un tiempo prudencial has encontrado a otr@ que te baila el agua. Enamorada a tope, butterflies in the stomach, ni comes, ni duermes, ni de . Y estás emperrado en que todos lo sepamos. O simplemente todo esta verborrea enfermiza de felicidad es un síntoma de que no has olvidado a tu ex y que lo único que quieres es que “le llegue” la buena nueva de lo feliz que eres sin él. Resulta sospechoso que ahora pregones en tu muro tu amor a los cuatro vientos cuando ni tan siquiera etiquetabas al anterior en las fotos en que salíais juntos. Haz introspección con urgencia.

3. Seriously: NO ERES MODELO. Quicir, no eres difícil de mirar pero no insistas en postureos sin sentido. Y yo te pregunto: ¿A qué responden  esas fotos rebuscadas o poses imposibles de falsos robados? ¡Te vas a descuajeringar un día de estos con tanta contorsión! Destierra los selfies, las fotos falsamente artísticas y baja tu ego que, como se caiga del burro, es seguro no sobreviva al impacto. ¿Podrás sobrevivir sin likes? ¿sin yo-me-mi-conmigo

Not precís.

_________

Si te gusta lo que has leído sígueme AQUI

Traducciones literales que violan y detienen

294b02dd0decb551a360d10f2052ac55

Hay que tener mucho cuidado con las traducciones literales que después pasa lo que pasa.

Un día nos pillaron fumando en el colegio a Bubby, a una amiga mía, y a mí. Lógicamente esto estaba prohibido y tratándose de un colegio americano, estaba considerado casi como un pecado capital. Mi amiga L nos pidió por favor que dijéramos que ella no estaba fumando porque sino le iba a caer la del pulpo en casa.

Decididas a asumir todas las culpas, Bubby y yo fuimos a las sala de los profesores para explicarle al principal (el cheriff de los estudiantes mayores) que L no había fumando.

Salió masticando algo. Y antes de poder articular palabra el muy cretino nos dijo que iba a llamar a casa para informar a nuestros padres y nos cerró literalmente la puerta en las narices. Todo esto en tres microsegundos y en inglés, claro.

Llegamos a casa.

Entramos al salón. Papá se levantó de una salto. Tenía la cara desencajada. Estaba asustado. Mi hermana y yo esperábamos una reacción muy distinta.

Y comprendimos todo. Maldita traducción literal.

Entre que el tío hablaba fatal español y papá estaba un poco bastante teniente, se había liado muy gorda la mandarina . Se ve que el cretino cuando habló por teléfono le dijo “Sus hijas han violado las normas y han sido detenidas”.

(Nota: 1. En el colegio cuando estabas castigado, estabas en detention 2. Violate a rule, es en inglés romper/contravenir una norma)

Pero Papá entendió que habíamos sido violadas y estábamos detenidas (en comisaría). Así que el pobrecito estaba que se subía por las paredes.

(Hasta aquí el tema de la traducción literal. Ahora viene el final de la historia)

Después de este malentendido, Bubby y yo le contamos la verdad. Le contamos que habíamos fumado las dos y que queríamos hablar con el principal para exculpar a la tercera en discordia y así evitarle tormenta en casa. Por supuesto también le dijimos que este profesor nos había cerrado la puerta en las narices y que ni siquiera nos dejó hablar.

No sé si fue por el gesto estoico hacia mi amiga, por la sinceridad en la que le expusimos los hechos,  o por el alivio al saber que sus hijas no habían sido ni violadas ni detenidas que a Papá se le olvidó por completo el tema del fumeteo. Y descolgó el teléfono.

– ¿Es usted Fulanito de tal?- pregunto Papá al cretino

Yes, soy yo. Diga usted en qué poder ayudar

– Soy el padre de Bubby y su melliza, hemos hablado recientemente. Las tengo aquí, a mi lado. Lo primero que le quiero preguntar ¿Cuánto tiempo lleva aquí en España

Sinco años aprox

– Pues en mi opinión ya podría usted manejar con más soltura el español, ¿no cree?  Y en segundo lugar: ¿es verdad que usted le ha cerrado la puerta en las narices a mis hijas?

(Se se hizo un silencio sepulcral.)

Prosiguió Papá

– En fin, tengo que decirle que si esto es verdad, como profesor es usted un mal profesor y como persona es usted un mal educado.

Y colgó. Como un señor.

______________

Si te gusta lo que has leido sígueme AQUI

Hoy he sabido que me hago mayor

reloj

A los treinta y poquitos tu único achaque físico suele ser que no puedes pillarte la  cogarza jueves, viernes y sábado porque te resultaría casi imposible arrastrar tu cuerpo-escombro al trabajo.

Hasta que un día te duele el culo, más concretamente el coccis y tardas 2 años en realizarte la prueba que te mandó el especialista al prediagnosticarte, una simple hinchazón.

Y llega el día en el que sientes que te estás haciendo mayor.

– Efectivamente bonica, tienes una hernia de capitán general arriba del culo. Es precoz, pero que sepas que la tienes hace mucho tiempo, que esto no son champiñones que crecen de un día a otro. Por otro lado si, como me dices, te duele el cuello es posible que tengas una hernia cervical porque generalmente cuando uno tiene una hernia seguro que tiene  amigas. Ah, veo por aquí un algo en el ovario izquierdo. No tiene importancia; parece un quiste. – Empieza a rellenar un volante para el ginecólogo y lo desliza sobre la mesa hacia mi– Vete al ginecólogo. Y hazte otra resonancia para ver las cervicales. Para la que ya tienes vete –otro volantito deslizante– a un medico rehabilitador para ponerte el culo duro. No utilices zapatos planos, haz ejercicio y no engordes.

-Pues te ha dejado apañadita en un momentito. Estás hecha una mierda, hija- sentencia mi santa madre, tan reconfortante como siempre.

Y yo que sólo creía que me dolía el culo… Hoy he sabido que me hago mayor.

A la mañana siguiente ya tenía todas las cita concertadas; me había comprado unas nike pegasus 32 con cámara de aire incorporada; y en mi paseo matutino por el river de valencia apretaba el culo en cada zancada como si no hubiera mañana .

 

Experiencia en el interior del tubo blanco

descarga (2)

Siempre hay una primera vez para todo. Ayer me hicieron mi primera resonancia. La prueba consiste en que te meten en una especia de tubo blanco con la postura de muerto-en-el-ataúd. No solo la posturita de entrada al aparato tirá p’atrás, la falta de espacio también. Nunca he tenido claustrofobia pero, después de ver ese monstruo marino, pude imaginármelo. Lo primero que pensé fue: y si se va la electricidad ¿cómo carajo salgo de aquí? Ceniza, soy.

Mi hermana Bubby, que ya le han hecho un par de veces esta prueba, me dijo, -Nena, que te seden porque si no vas a montar un numerito.-

-Numerito el que montaste tú cuanto te lo hicieron-, saltó mi señora madre, siempre con la antena puesta.

Decidido. Que me droguen.

Llego al hospital, con look de hospital. (Hay que tener un look para todo). Es decir lo más cómoda y tirada que puedo, a lo perro-flauta. Me pongo  la batita de turno. (No he querido preguntarme si estaba limpia, dada la vuelta, si tendría una o mil puestas etc.  Lo que sí estaba era impecablemente planchada, y con eso me voy a quedar.)

Informo a la anestesista de que es mi primera vez y me veo valiente, aunque no descarto la sedación;  no quería yo perderme la oportunidad de colocarme un ratito.

Me dejo hacer para que me ponga la vía.

-Hay que traerse las venas de verdad, no la de los domingos- me dice. (Es genético, además de tener muñones por manos, tengo hilos por venas, qué le voy a hacer) La muy jodía me pincha dos veces. Auuuuuuu. Su compañero, el ingeniero del tubo blanco, me pregunta -Y a ti qué te pasa- Me duele el culo, respondo. -Pues ahora te duele la mano.- Qué cachondo el tío.

-Ya me vas diciendo tú cuando paro- me dice la anestesista, mientras me enchufa el gotero.

Esto son droguitas a la carta y lo demás son tonterías. (Creo que me han puesto una micro gota porque de lo despierta que estoy puedo arrancarme por bulería con palillos incluidos, en cualquier momento.) Mierda, no hay colocón que valga.

Acto seguido, para que no me mueva y salga a la primera,  me cubren con una sábana de lado a lado, ciñéndola al cuerpo. Ya era una momia completa. Solo me faltan las dos monedas para el barquero.

Una vez dentro, 30 minutos de ruido ensordecedor muy muy asqueroso, movilidad únicamente en las pestañas mientras a tu cuerpo le da por que le pica todo justo ahora cuando no puedes rascarte,  y poco más.

Si padeces claustrofobia te recomiendo la prueba con sedación porque el espacio es realmente pequeño.

Lo peor de todo: el dolor de cabeza por el hambre (llevaba 6 horas en ayuno) y el maldito ruido. ¿He dicho que era muy muy asqueroso? Pues lo repito.

Lo mejor de todo: Que sólo me dolía el culo.