Treinta y tantos, soltera y sin hijos o cumpleaños infantil

 

treintañeras

Llega un momento en la vida de una mujer de treinta y tantos, soltera y sin hijos que la cosa se pone jodida. Tan jodida que incluso te planteas salir con tu madre porque no hay nadie con quien poder salir. Sobre todo porque la mayoría de tus amigos y amigas se han casado y ya tienen 1, 2 o incluso 3 churumbeles. Reza por tener al menos un amigo/a con esta misma circunstancia porque si no te vas a hinchar a cumpleaños infantiles.

Olvídate de compartir con tus amigos que ya son padres, planes como antaño. Olvídate de salidas nocturnas con papa incluida, jueves afterwork, viajes de “solo chicas” o una simple cena entresemana.

Se acabaron esos planes. Y si los hay, serán mañaneros o tarderos; la noche no existe, murió. Sí o sí, como es lógico, te va a tocar un niño que si no dice ni mu, genial, pero si es un terrorista, te da la tarde/mañana a ti y a sus padres. Que si la caca, que si revienta el mobiliario que tiene alrededor, que si se va como un cohete cual escapista con peligro de atropello, que si se pega el morrazo de su vida, que si empieza a chillar como si no hubiera mañana, que si se mueve como un toro mecánico espasmódico.

En realidad la penita más grande es que mientras el niño tiene toda la atención de sus padres, tú te sientes un poquito huérfano. Llamadme nostálgica o egoísta, tanto da.

Así que estos padres, educados y comprensibles intentan hacer planes donde se les va a tratar como iguales, uséase, hacen planes con otros padres que también tienen niños. En esta situación no tiene importancia que el niño se ponga potroso porque a pocos metros hay otro que le está pegando un manotazo a un tercero y un cuarto que se acaba de poner a llorar porque se le ha caído el helado. La empatía entre padres es infinita.

Cumpleaños infantil. Ese es el plan. Me temo que en breve sea para mi el único plan posible. Miedito me da. Pero como dicen mis amigas madres, “cuando seas madre comerás huevos”.

…. De momento solo me apetece una tortillita, gracias.

cumpleanos-infantil

_______________________________________

Dedicado a las futuras generaciones: Charlie, Mojito, Torrezno, Clara, Manuelito, Robert, Nico, Palomino, Lola, Gon, Javierx2, Mateo, Alexandra, Migue, Mireia, Palomita… y otros muchos en camino. No olvidéis invitarme a vuestros cumples, en el fondo y en la superficie, me encantaría ir.

La inutilidad del trabajador

Existen los profesionales y después están los demás. Para definir a los demás os voy a contar tres microhistorias tan reales como la vida misma.

  1. Historia de un taxista. Una joven se sube a un taxi. Le indica la dirección al taxista. El taxista le pregunta: ¿Por dónde se va? Respuesta: Me orino y desorino. Pero usted ¿no ha tenido que aprenderse las calles de memoria? Está claro que le ha tocado la licencia en una tómbola junto con la Barbie y la Chochona. Y si no lo sabe alma de Dios, póngase el Tom Tom que lleva pegado con ventosa en el cristal.
  2. Historia de una dependienta. Dos jóvenes se adentran en una tienda mu cara de Valencia. (Quién quiera saber el nombre que pregunte) Una de ellas se prueba un vestido. Entra la dependienta y le espeta con una voz de pito chirriante “ciudadito con los anillos no le vayáis a hacer un 7 a la prenda”. Respuesta: Primero: Raquetasso en todo el cabezorro. Segundo: No llevamos anillo ninguna de las dos. Tercero: Huelga decir que la mamarrachada que acabas de soltar es del todo improcedente.
  3. Historia de una señorita de la limpieza. Un padre de familia entrevista a una señorita de la limpieza para que se haga cargo del cuidado de sus dos niños y de limpiar la casa. Ofrece un salario razonable.Señorita. “¿Y cuales sería mis laboras?”

    Padre de familia: “Principalmente los niños pero también recoger un poco la casa.”

    Señorita “Y eso, ¿no es mucho?”

    Padre de familia: “Gracias ya la llamaremos.”

    Respuesta: Si le parece a usted voy a tener una chica para cocinar, otra para limpiar, otra para cuidar de los niños, otra para planchar y otra para que llame al timbre. Anda ya.

Y me hago la siguiente reflexión. En esta particular coyuntura con más de 4 millones de parados, trabajar es un privilegio. Entiendo las circunstancias de explotación postmoderna y capitalistas, pero de ahí a tener horchata en las venas o cerito ganas de currar, hay un mundo.

Pero, ¡qué inútil es la gente! ¡Qué not chicha not lemonade! ¡Qué poquita vida le ponen al trabajo! ¡Qué manifiesta desidia! O eso, o siempre me toca el tonto.

En fin, a veces para convertirse en empleado del mes tan solo es necesario SONREIR.

the_simpsons_employee_of_the_month_season_3

“ (…) y no soy el único que lo piensa”

La zorra de mi hermana (desde el cariño lo de hermana) y yo estamos discutiendo acaloradamente. Y de repente me dice: Pues sabes lo que te digo, que no se te puede llevar la contraria nunca o decirte la verdad porque te pones como una puta energúmena y NO SOY LA ÚNICA QUE LO PIENSA.

Cuántas veces hablamos con alguien que, además de soltar una perlita enquistada por su boca, añade la mierda esta de coletilla y encima se queda más ancho que largo.

Somos así, nos afecta lo que la gente pueda decir o hablar de nosotros.

Propongo un proceso de interiorización analítica con cosmo-encuesta incluida para que llegues a la siguiente conclusión: Me importa una soberana mierda de vaca tú y todo lo que salga por tu boca.

image

Lo primero que tienes que hacer es plantearte si esa persona, a partir de ahora la Víbora, es muy importante para tu existencia; tu camino en la vida. Si la respuesta es NO, ya estás tardando en que se te olvide el temita porque pareces tonto hij@.

Si las respuesta es SÍ, te propongo hacer la siguiente cosmo-encuesta. Imagínate lo siguiente:

Pregunta 1: Si la Víbora se muere hoy (Dios no lo quiera, ni tu ni yo lo deseamos)

  1. Cambiaría mi vida por completo. Me afectaría lo “más grande”. Habría un hueco en mi alma por los siglos de los siglos amén.
  2. Los superaría con el tiempo.

Pregunta 2: En tu futuro

  1. Ves que la Víbora está claramente presente
  2. No la ves, y tampoco te preocupa

Respuestas:

  • Dos “a” –> No puedes ser (en su sentido más amplio) sin esa mala pécora. Así que ejercita el perdón interior y perdona a la Víbora.  Lo más seguro es que la próxima vez seas tú la que se muerda la lengua y se envenene.
  • Dos  ”b” –> Puedes ser sin ella; puente de plata y a correr.
  • Una “a” y Una “b”–> Vete al loquero un ratito que no estás focused.

Y mientras tanto escúchate este temazo que mucho tiene que ver con esto.

_________________

Por cierto hermana: Te perdono.

Running, trote cochinero y walking en el river of Valencia

No sabéis la cantidad de gente que hay a todas horas por el antiguo cauce del río en Valencia. Y además equipados, pero bien bien; camisetas color naranja, verde, amarillo, rosa pero todas fosforito, que cuando los ves casi te dejan ciego; muy “a la valenciana”. Los runners nocturnos llevan hasta foco o mejor dicho foquillo minero sujeto al cabezorro. Nivel nene, nivel.

Si es que los valencianos en el fondo somos muy sanotes, aunque Chimo Bayo con sus pirulas rojas, verdes y amarillas o la archicansina Ruta del Bacalao, nos hicieron un daño irreparable.

Pues sí, nos gusta hacer running aunque la mayoría lo que practica realmente es el trote cochinero. Que para haceros una idea de lo que es, sólo tenéis que imaginaros a Chiquito de la Calzada corriendo. Es un trote ralentizado hasta la extenuación; vamos, que si andas, vas a la misma velocidad.

Personalmente casi nunca hago trote cochinero y mucho menos running. (Solo de pensarlo me agoto) Yo hago walking que es muy sano, o sea, el passeiget de tota la vida que diríamos en Valencia.

Dos cosas me llaman la atención: 1) la mosca cojonera que siempre te acompaña en todo tu periplo por el río. 2) Las chicas/mujeres que van pintadas como puertas para ir correr.

(Mi no entender res de res) Que alguien me lo explique por favor.

Hacedme caso y acercaros un día. Probad. Además de respirar aire puro es un paseo apetecible. Y con el tiempo eternamente primaveral que tenemos en Valencia…. Mel de romero, chato!

¡Feliz runing! O walking! O Cochinnering!

image